FormaciónRevista nº2

28 años cosechando éxitos: un máster que rejuvenece y mejora con el tiempo

EL MÁSTER DE FINANZAS Y DIRECCIÓN FINANCIERA DE EMPRESAS DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS CAJASOL SUPONE EL ELEMENTO DIFERENCIADOR PARA POSICIONARSE EN EL MERCADO LABORAL. GRACIAS A ESTA FORMACIÓN DE POSTGRADO CIENTOS DE ALUMNOS HAN CONSEGUIDO LA ESPECIALIZACIÓN QUE RECLAMAN LAS EMPRESAS.

 

PROFESOR Y ALUMNA en una misma sala. Dos papeles enfrentados, pero nadando en la misma dirección. Una dicotomía que se presenta más convergente que nunca. Una visión heterogénea y homogénea al mismo tiempo que busca el éxito como colofón. De fondo, el Instituto de Estudios Cajasol como aliado indiscutible, todo un referente de la formación andaluza.

Desde el lado docente, David Carbajosa Fernández, un economista de referencia con más de quince años de experiencia en departamentos encargados de la Administración, Control de Gestión y Reporting a la Dirección General y Financiación Estructurada, que actualmente trabaja como Project Controller en MATSA.

 

Del otro, Cristina Vizcaya Soro, alumna de la última promoción del Máster de Finanzas y Dirección Financiera de Empresas, que desde hace seis meses realiza prácticas en el departamento de Administración y Contabilidad del grupo Azvi, referente en el sector de la construcción, concesiones, transporte ferroviario y desarrollos inmobiliarios.

 

Dos visiones que casan a la perfección y que reman juntas hacia el éxito. Y es que Carbajosa ya fue alumno de este máster hace trece años. De ahí que sepa afrontar la formación con una visión más real, cercana y didáctica. “Hace no mucho yo estaba ahí sentado, con el mismo ansia por aprender y con las mismas ganas por comerme el mundo”, afirmaba desde la sala de estudios del Instituto Cajasol.

El Máster en Finanzas y Dirección Financiera de Empresas es el segundo postgrado de mayor trayectoria en el Instituto de Estudios Cajasol de Sevilla hace ya 28 años. Este máster ha visto pasar por sus aulas a cientos de jóvenes que hoy en día ocupan puestos de responsabilidad en grandes multinacionales dentro y fuera de nuestras fronteras.

De hecho, como explica Vizcaya, lo que le llamó la atención de esta formación de postgrado es el prestigio y la trayectoria con la que cuenta el IE Cajasol. “Cursar un máster de esta envergadura es ir sobreseguro, es afianzar conocimientos, ahondar en el sector para exprimir sus posibilidades”.

La formación se centra en complacer las expectativas del alumno, en rellenar ese vacío que se crea tras el paso por la Universidad y que deja a los jóvenes con la sensación de sentirse desubicados, sin la especialización que esperaban lograr.

Por ello, Carbajosa tiene claro que comprender al alumno es fundamental a la hora de estructurar las clases y los contenidos: “en nuestro primer encuentro y tras las presentaciones, mi pregunta clave es qué esperan del máster. Esta pregunta es definitiva para saber qué necesidades reclaman y cuáles son las expectativas de grupo”.

PROFESORES QUE MARCAN LA DIFERENCIA

Ya decía Platón aquella frase de “si no fuiste un buen aprendiz, nunca serás un buen maestro”. Y es en ella en la que radica el éxito de cualquier docente.

Carbajosa tiene clara la necesidad de estar en activo, de seguir formándose e innovando para mostrar la realidad laboral al alumno. Quizás ésta sea la diferencia que hace a uno buen profesor. De hecho, hace cuatro años Carbajosa volvió a los pupitres de la casa para cursar el MBA Executive. Un retorno que ha nutrido su perspectiva como docente.

El profesorado y sus experiencias, como señala Vizcaya, son “la guinda del pastel, pues hemos tenido a grandes profesionales que han ejercido y ejercen y divulgan los contenidos con conocimiento de causa”. Algunos marcan tanto la diferencia que son capaces de reconducir tu carrera.

Ése es el recuerdo que esta alumna guarda de Isidoro Gamero, un profesor que ha hecho que se plantee prepararse para el examen del EFA–European Financial Advisor-, como ella misma subraya.

En sus aulas podemos encontrarnos con grandes Catedráticos de Universidad, con inspectores del Banco de España, con doctores y con profesionales que ocupan importantes puestos de dirección y que cuentan con una sobrada trayectoria empresarial. Todos ellos tienen como premisa ser realistas y poner al alumno en situación, pues a la teoría se puede acceder fácilmente, pero enfrentarse a la realidad es ya otra cuestión.

Como señala Carbajosa, “al fin y al cabo a los alumnos lo que les interesa es que cuentes tus batallas. Por dónde has pasado, cómo has enfrentado tal situación, con qué problemática te has encontrado. Realmente lo que buscan es que les ilumines”.

Redirigir el conocimiento y fomentar la inserción en el mercado laboral es primordial para sacar el máximo rendimiento del alumnado, ya que no todos llegan con el mismo interés o disposición. Pues la labor del profesor pasa por “saber gestionar las inseguridades y miedos con las que vienen los alumnos”, como refleja Carbajosa. Desde el punto de vista de Vizcaya es primordial tener un profesor que “te motive y te guíe”. Asimismo, que el alumno tenga presente a tales profesionales les permite hacerse con una buena agenda de contactos para relaciones futuras.

 

DE LA INDIVIDUALIDAD AL TRABAJO EN EQUIPO

Cuando se le pregunta a Vizcaya sobre la aportación que le ha supuesto este máster a nivel profesional señala con rotundidad “aprender a trabajar en equipo”. La Universidad afronta el conocimiento de una manera mucho más individualizada, alejada de la confrontación y el debate en el aula. “Gracias al máster he aprendido a abordar una situación desde diferentes perspectivas, en ocasiones muy dispares, pero que con cohesión y sentido de grupo se consigue llegar a la meta”.

Como apostilla Carbajosa, muchas veces es más interesante el debate generado que los conocimientos en sí mismos, ya que cada alumno puede acometer un tema aportando soluciones que quizás nunca se nos ocurrirían a nosotros. “Esto también lo viví en el MBA que cursé en el IE Cajasol. Allí éramos profesionales con más de diez años de trayectoria, en sectores variopintos, y con grandes historias que contarnos”.

El profesor es, en definitiva, “el provocador del debate; se encarga de la propulsión de ideas”. No se busca una respuesta tipo, sino más bien, “una multirespuesta y un debate”. Para Vizcaya este debate fue uno de los aspectos más destacables de su paso por el máster y también uno de los que más está nutriendo su carrera profesional en este momento.

 

TRABAJAR DESDE UN PUNTO DE VISTA PRÁCTICO

Trabajar sobre casos reales es lo que realmente permite enfrentar las situaciones del día a día. El método del caso es, por ende, la manera idónea de poder estudiar la realidad, los problemas a los que se deben hacer frente para salir airosos del desempeño laboral.

Vizcaya se muestra muy satisfecha de haber cursado este máster por eso mismo, por haberle permitido “encaminar mi carrera y saber cómo abordar situaciones”. La competencia y el estrés forman parte del entorno de trabajo y gracias a este enfoque el alumno puede enfrentarse a los problemas que pueden surgir en su actividad diaria.

Como explica Carbajosa, “el éxito de nuestra metodología radica en poner en práctica los conocimientos e iniciar un feedback con el alumno. Al fin y al cabo, nosotros hemos pasado por donde ellos se encuentran ahora, solamente que en este momento podemos ofrecerles el bagaje que hemos adquirido con el paso de los años”.

El enfoque que Guillermo Sierra Molina, vicepresidente del Instituto de Estudios Cajasol y director del máster, quiere dar desde que llegó a la dirección es ése, “bajar los conceptos teóricos a terreno práctico”, como subraya Carbajosa. “Cuando me plantearon dar clases en el máster yo solicité la temática del módulo para preparar las clases y la respuesta de Guillermo fue que no. Que lo que pretendía evitar era viciar las clases, que me contrataban para traer al aula la visión empresarial y real que tenemos los docentes que ejercemos nuestra profesión”.

Este cheque en blanco ha permitido al profesorado jugar con sus contenidos y acercar su experiencia laboral a los alumnos, permitiendo así una especialización real y fructífera. Esta misma razón es la que lleva a Vizcaya a sentirse satisfecha con la decisión que tomó de cursar este máster hace un año. “Este máster te da un punto de diferencia, es ese paso más que te falta para afrontar el ritmo de trabajo, la presión laboral… Le pones cara y ojos a toda esa teoría que tienes en tu mente. Te especializas y te empoderas para afrontar cualquier trabajo”.

Show More

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecerle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies