DeporteRevista nº5

CAV Esquimo, un proyecto cimentado en la superación a través del voleibol

EL CAV ESQUIMO ES UNO DE LOS CLUBES DEPORTIVOS ANDALUCES QUE MÁS DÉCADAS LLEVA FORMANDO A PEQUEÑOS Y JÓVENES ANDALUCES. EL AÑO PASADO, EL EQUIPO SENIOR FEMENINO COMENZÓ SU ANDADURA EN LA MÁXIMA CATEGORÍA CON UN RESULTADO MÁS QUE NOTABLE. LA FUNDACIÓN CAJASOL, EN SU COMPROMISO DE ESTAR PRESENTE CON LAS INSTITUCIONES DEPORTIVAS, MUESTRA SU APOYO OTRO AÑO MÁS.

En la actualidad, el Pabellón multiusos de Los Montecillos, situado en Dos Hermanas, es el epicentro del voleibol andaluz. El Club Agrupación Voleibol Esquimo, con casi cuarenta años de antigüedad, se ha convertido en un referente a nivel nacional de este deporte. Desde el pasado año dispone de un equipo senior femenino en la Superliga Iberdrola, la categoría más importante. Y la temporada quedará en el recuerdo por ser sin lugar a dudas un éxito en el plano deportivo y social.

Desde hace varios años, la entidad ha ido creciendo de forma organizacional, teniendo una presencia dentro de la localidad sevillana muy importante. Han hecho posible que este deporte sea un reclamo para los jóvenes sevillanos, además de fomentar de forma particular el voleibol femenino desde las categorías más tempranas.

Su director general, Ricardo Lobato, nos recibe en la pista principal de Los Montecillos mientras el equipo senior es entrenado por uno de los referentes de este deporte en España, José Manuel González ‘Magú’. La entidad entiende que en ese sentido tiene mucha suerte, ya que
muchas deportistas de otras partes de España vienen a jugar al Esquimo única y exclusivamente por aprender y ser entrenadas por el preparador. “Somos una entidad que genera muy buena imagen en todos los sentidos (…) Muchas jugadoras vienen a Sevilla buscando una progresión, esa mejora técnica, que no encuentran en otro conjunto y que van a lograr con un técnico como Magú”, relata.

En Dos Hermanas están todos contentos por una temporada que consideran histórica. Las circunstancias hicieron que la entidad apostara fuerte por el senior femenino, ya que hasta hace unos años era el conjunto senior masculino el más importante. “La verdad es que el año pasado, no sólo por el equipo, sino por lo social y en lo deportivo fue muy bueno. Y aunque siempre se puede mejorar, si tuviera que puntuar la temporada le pondría un 8,5”, afirma Lobato.

No obstante, el club obtiene grandes hitos con un equipo que para nada es superior a sus rivales. Es semifinalista de la Copa de la Reina tras vencer en cuartos de final a un histórico español, como es Avarca Menorca, aunque cae con Minis Arluy VB Logroño, campeón de Copa. “Fuimos un conjunto fuerte, competitivo, que en casa ganamos a equipos de nivel (…) Y estuvimos pujando hasta el final de la competición por la sexta plaza con un rival tan difícil como Haro Rioja”, afirma el responsable del Esquimo.

La intención de los responsables de la entidad deportiva es la de mejorar como club, siendo un reflejo para los jóvenes deportistas y canalizando todo ello en un crecimiento deportivo que vaya trayendo un mayor éxito, siempre desde la humildad.

UN FUTURO ESPERANZADOR CIMENTADO EN LA HUMILDAD

Ahora mismo el CAV Esquimo se prepara para una nueva temporada ilusionante en la que como mínimo quieren seguir la senda del año anterior. “Es nuestra segunda temporada en la máxima categoría, se presenta con mucha ilusión y con ganas de ver cómo se conforma el grupo de deportistas que hemos sido capaz de configurar”, nos cuenta Ricardo Lobato. Además, el club nazareno será el único en la categoría que no tendrá jugadoras extranjeras. “El año pasado teníamos, pero han dado un salto importante de nivel. Una se ha marchado a Francia, donde se encuentra una de las ligas más potentes, y la otra a Tailandia, donde también hay mucho nivel”, explica. Sin embargo, Esquimo ha apostado por tres jóvenes junior que son internacionales con la selección española y que les darán potencial a las principales líneas de juego.

En ese sentido, Lobato señala que las posibilidades de formación académica que ofrece Sevilla hacen posible que sea un lugar atractivo donde jugar. “La ciudad propicia la compatibilidad de los estudios con el
voleibol. No es lo mismo jugar aquí que hacerlo en Menorca, que es una isla maravillosa, pero tiene menos oferta de estudios”, recalca.

No obstante, la entidad prefiere ir paso a paso, y bajo la filosofía del entrenador de fútbol, Diego Simeone, ir “partido a partido” para descubrir las aspiraciones reales del club sin necesidad de plantearse cotas que puedan, incluso, producir vértigo. Lobato nos cuenta que son conscientes que hay muchos equipos que se han reforzado con jugadoras de calidad ya que el nivel en la Superliga Iberdrola es cada vez mayor.

EL FUTURO, EL ELEMENTO MÁS IMPORTANTE

Y aunque el senior femenino parece el elemento más importante, el Esquimo superpone la labor social y formadora del deporte. En la actualidad gestionan las Escuelas Deportivas de la localidad, con diez conjuntos conformados por niños y niñas de entre 8 y 12 años. Pero ahí no queda la cosa, la cantera de Esquimo tiene una quincena de equipos entre el apartado femenino y masculino, repartidos entre los alevines y el senior femenino B, pasando por los conjuntos infantiles, cadetes y juveniles. “La verdad es que movemos un nivel importante de deportistas, y no movemos más porque no tenemos más instalaciones, y en ese sentido estamos limitados”, comenta.

Con este trabajo que realizan año a año desde hace varias décadas han hecho posible que el voleibol sea más conocido, no solamente en la localidad, sino en Sevilla capital. “El año pasado venía mucha gente de toda la provincia los domingos al mediodía para disfrutar de los partidos”, explica el responsable del club.

Sin embargo, conocen que el poder de otros deportes como el fútbol o el baloncesto hace que quede relegado en un segundo plano. Aún con este hándicap, Lobato asegura que todo aquel que ve un partido en directo del Esquimo repite. “El voley es el gran desconocido. La impresión que da a la gente que lo ve por primera vez es como ‘yo no pensaba que así era el voleibol, y menos el de Dos Hermanas’. El Esquimo lleva sonando en la ciudad más de 40 años de historia”.

LA VERDAD ES QUE EL AÑO PASADO, NO SÓLO POR EL EQUIPO, SINO POR LO SOCIAL Y EN LO DEPORTIVO FUE MUY BUENO

Durante su explicación recalca que este deporte puede ser muy beneficioso para los chavales andaluces, ya que inculca unos valores muy importantes: “Cada punto es un partido nuevo. No se temporiza, ni se pierde tiempo, además no hay contacto físico, es muy cordial, y se juega en equipo. Asimismo, no hay cabida a la violencia”, afirma.
En todo este crecimiento en el que se encuentra el CAV Esquimo es partícipe la Fundación Cajasol. Dentro de su política de fomento del deporte, la Entidad lleva más de una década brindando su apoyo con un patrocinio económico. El propio Director General destaca la importancia que tiene esta ayuda para poder realizar su proyecto social y deportivo. Además, Lobato subraya que desde el exterior este tipo de patrocinio da “solvencia y seriedad” frente a otros equipos. “Nosotros somos de los que abogamos por dar un buen uso a estas aportaciones, y que se logre un retorno en imagen y en responsabilidad social corporativa. El objetivo es que vean que realmente trabajamos por cada céntimo que recibimos”.

UNA FAMILIA EN LA PISTA Y FUERA DE ELLA

Actualmente son once jugadoras las que conforman la primera plantilla del senior femenino del Esquimo. Bajo la tutela de Magú han dado pasos agigantados en los últimos meses, y no quieren que sus metas acaben ahí. Dos de las jugadoras, María José Ruiz ‘Chiqui’, capitana del equipo; y Paola Martínez, una de las integrantes que llegó el año pasado a Sevilla y ocupa la posición de opuesta, nos dan su punto de vista de lo que significa formar parte del CAV Esquimo. “La palabra que nos define es familia”, relata muy segura la capitana.

Para ella jugar en el Esquimo es algo más que formar parte de una entidad. Las palabras ilusión, vida y defensa salen a relucir cuando se le pregunta qué significa para ella integrar esta familia. “Me genera mucha ilusión. Por que es el club de mi vida, en el que llevo 25 años, y poder seguir defendiendo los colores del club pues es todo un sueño”.

Por su parte, Martínez que es de las más jóvenes del equipo y defiende los colores de la selección nacional, destaca que llegó a Dos Hermanas por una apuesta deportiva clara. “Me llamaba mucho la atención trabajar con alguien como Magú (…) yo buscaba a un entrenador que pidiera exigencia y con el que mejorar mi juego”.

Ambas son conscientes del año que han vivido, pero ven esta segunda temporada en la élite un paso importante para el club. ‘Chiqui’ asegura que quiere mejorar los resultados de la temporada pasada, pero con la misma idea de ir partido a partido.

Del mismo modo, y como reivindicación, esperan que el voleibol femenino pueda crecer en los próximos años, buscando siempre la igualdad entre hombres y mujeres en el ámbito profesional.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecerle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies