Revista nº3Solidarios

Fundación Centro Tierra de Todos: el derecho a vivir con dignidad en la propia patria, el derecho a emigrar con dignidad

En el barrio más antiguo de Cádiz, ‘El Pópulo‘, se encuentra la sede de la Fundación Centro Tierrade Todos, su lema es ‘el derecho a vivir con dignidad en la propia patria, el derecho a emigrar con dignidad’. No sólo predican la dignidad sino que lo ponen continuamente en práctica, proporcionando formación, trabajo, vivienda y orientación para que todo aquel inmigrante que haya llegado a nuestro país se sienta un ser humano con oportunidades igualitarias. La Fundación Cajasol, consciente y concienciada con el mundo de la inmigración colabora activamente con la Fundación Centro Tierra de Todos.  En este artículo contamos la historia de dos inmigrantes, pero sin duda, la labor desarrollada a lo largo de sus muchos años de asistencia a los más necesitados, daría lugar a centenares de historias donde la ayuda se convirtió en esperanza y la esperanza en dignidad.

LA FUNDACIÓN CAJASOL, CONSCIENTE Y CONCIENCIADA CON EL MUNDO DE LA INMIGRACIÓN COLABORA ACTIVAMENTE CON LA FUNDACIÓN CENTRO TIERRA DE TODOS

Brenda Alonso, es una mujer de mediana edad natural de Honduras, trabaja en Jerez cuidando a personas mayores. Su personalidad tranquila y entusiasta hace que su profesión actual le proporcione muchas satisfacciones y sobre todo un sueldo digno para labrarle un buen futuro a su hijo, que estudia primero de filología inglesa, “qué por cierto -nos dice con una sonrisa orgullosa- no ha suspendido ninguna asignatura”. Su vida al principio de llegar a nuestro país no tiene que ver nada con la de ahora y eso es gracias a la Fundación Centro Tierra de Todos, donde le dieron, además de cariño, una formación. Con emoción nos explica lo importante que fue traer a su hijo a España, después de más de cinco años sin vivir con él y ello gracias a un programa financiado por la Fundación Cajasol que se llamaba ‘1000 familias, 1000 ayudas’ donde se le concedió un micropréstamo que le ayudó a viajar a su país para traer a su hijo. “Era un préstamo de 500 euros que lo pagabas sin intereses y cómodamente; yo lo pagué entero”,  nos dice con un acento hondureño profundo y satisfecho. Con la gratitud que siente de  haber sido ayudada no elude la responsabilidad moral de su obligación para con los inmigrantes, por ello sigue ligada a la fundación ayudando en los talleres llamados ‘puntos de encuentros’ donde se enseña lo que ella, entre otras cosas, aprendió. Su deseo, en un futuro no muy lejano, es volver a su país para cuidar a su madre pues “con todo lo que he aprendido en atender a personas mayores -nos dice con una media sonrisa seductora- podré darle a mi madre todo lo mejor”.

 

Modou Dione, es un joven senegalés de 27 años. Con quince años, su padre lo metío en un cayuco con 97 pesonas, después de ocho durísimos días en el mar, (murieron 3 personas) llegó a las Islas Canarias, como era menor de edad, lo ingresaron en un centro de menores, pero él no quiso estar allí, “me dijeron, antes de salir de Senegal -nos comenta gesticulando con todo su cuerpo- que si me quedaba en esos centros, me darían carne de cerdo y ya nunca más podría ver a mi familia”. Después de muchas vicisitudes, “me fui con unos familiares a un pueblo de Madrid y me hicieron la vida imposible, huí de un ambiente muy desagradable”, comenta con una tristeza que duele el alma. Después de estar en  diferentes puntos de España, acabó llegando a la Fundación Centro Tierra de Todos, donde lo acogieron y le enseñaron a ser un auténtico ‘chico para todo’, “pues hice -nos dice con una gran sonrisa- todos los cursos que me proponían: electricista, carpintería, hostelería, informática… todos”. Juega al fútbol en un equipo de emigrantes que se llama ‘El alma de África’ , los seis idiomas que habla fluidamente los utiliza para ayudar a todos los inmigrantes que lo necesiten, pues “quiero ayudar de la misma manera que a mí me ayudaron”. Tiene un sueño que pronto se hará realidad, visitar a sus padres en Senegal, pero no con  la intención de quedarse sino con la idea de regresar al país que gracias a sus fundaciones le ayudaron y le ayudan a sentirse un afortunado.

 

Show More

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecerle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies