EconomíaRevista nº8

Hilario Albarracín: «El 70% de nuestros servicios ya implican un componente digital»

Hilario Albarracín alcanza la presidencia de KPMG en octubre de 2016, después de desarrollar toda su trayectoria profesional en la fi rma y es por este motivo que sus compañeros lo califi can como “un hombre de la casa”. Tras siete años en la compañía se convirtió en socio y pasó a ser una pieza clave en la fundación de nuevos departamentos, siendo siempre su principal objetivo fomentar la innovación en todos los procesos y desarrollar nuevos servicios. Albarracín es un amante del arte, especialmente de la pintura contemporánea, y un profesional muy valorado por su capacidad de diálogo.

Estamos a unos meses de que cumpla tres años en la Presidencia de KPMG, en este tiempo imagino que habrá ido cumpliendo objetivos. ¿Qué difiere a la KPMG que se encontró de la que es actualmente?
Tanto la economía como las empresas han cambiado sobremanera en ese período, y también KPMG. La digitalización de la economía es ya una realidad que afecta a todos los ámbitos de las empresas. En KPMG estamos impulsando un programa de inversión global plurianual, con una asignación de más de 4.000 millones de dólares a nuevos e innovadores servicios, tecnologías y adquisiciones. Este programa se centra en tecnologías transformadoras, como la inteligencia artificial y la automatización, la ciberseguridad y nuestras plataformas inteligentes de auditoría y servicios de asesoramiento. Además de aprovechar las soluciones tecnológicas que nos proporciona la firma global, adicionalmente en España, entre 2018 y 2019 habremos invertido más de 20 millones de euros para aumentar nuestras capacidades tecnológicas. El 70% de nuestros servicios ya implican un componente digital.

PIDE REFORZAR EL SISTEMA PÚBLICO DE PENSIONES ANTE LA PREVISIÓN DE QUE EN 2050 EL GASTO ALCANZARÁ EL 16 POR CIENTO DEL PIB.

Uno de los objetivos era hacerse con la auditoría de más empresas del Ibex. ¿Se puede decir que la hegemonía de Deloitte en este campo se acabó?
En la actualidad KPMG tiene contratos de auditoría con 10 compañías del Ibex, frente a las 4 que teníamos en 2014. Somos la firma que más ha crecido en los últimos 4 años en España. Los clientes valoran la calidad de los equipos de auditoría, el liderazgo internacional en sectores como el financiero o la energía y nuestra capacidad tecnológica; por ello, esperamos seguir creciendo también entre las empresas del middle market.

¿Qué explicación tiene que pese a los controles y las auditorías de compañías como KPMG se sigan dando casos de fraude o de fiascos financieros como los de Abengoa, Pescanova, Bankia, etc.?
Cada caso tiene sus circunstancias específicas y no es posible generalizar. En muchos de ellos, se ha producido un exceso de endeudamiento bajo premisas de crecimiento permanentes futuros, en un entorno que cambia cada vez más rápido. La auditoría es una de las profesiones más reguladas y la contabilidad cuenta con normas locales e internacionales para su correcta utilización. KPMG es partidaria de actualizar la regulación para que el auditor pueda ofrecer conclusiones más proyectivas a los usuarios de la información financiera.

La crisis bancaria ha servido para empezar la reestructuración del sector. ¿A qué modelo financiero va España para que no se vuelvan a cometer los errores del pasado?
Como sucede en algunas crisis a veces se sale reforzado, y eso es lo que le ha pasado al sector financiero español, tal y como se reflejó en los últimos test de estrés que realizó la Autoridad Bancaria Europea. En cualquier caso el reto de la banca europea, y española, es conseguir rentabilidad en un escenario de bajísimos tipos de interés, mayores exigencias por parte de los reguladores y un aumento de la competencia fruto de los nuevos actores del mercado, como es el caso de las fintech. La transformación digital es el principal reto de las entidades en los próximos años.

No hay que perder de vista que la situación política y la crisis institucional permanente que se vive en Cataluña tiene su reflejo en la economía y en los inversores. ¿Qué espera de los próximos años atendiendo a los últimos resultados electorales?
Lo que necesitan las empresas es estabilidad institucional y que disminuya la incertidumbre en la que han navegado en los últimos años. De todos modos, en una economía abierta, global e internacionalizada como la nuestra, las buenas previsiones para la economía nacional no son suficientes ya que gran parte de los riesgos que marcan la agenda provienen del exterior y la desaceleración del crecimiento de nuestros principales socios es un factor de alerta. También lo son los grandes focos de incertidumbre, como las
tensiones comerciales, el Brexit o los movimientos proteccionistas.

LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL ES EL PRINCIPAL RETO DE LAS ENTIDADES FINANCIERAS

Muchos datos advierten de que se nos viene otro periodo de frenazo o de recesión. ¿Debemos temer una nueva crisis como la última que hemos vivido, está España en una situación diferente en estos momentos para afrontar una nueva crisis?
Lo que se está produciendo no es una nueva recesión, sino una desaceleración del crecimiento, que no es en absoluto lo mismo. Aunque las previsiones de los principales organismos apuntan a que la economía española crecerá este año un 2%, por encima de la media de la Unión Europea, se impone la cautela, ya que no debemos perder de vista los riesgos que puede generar para la economía global el proteccionismo o las tensiones geopolíticas.

España se tiene que enfrenar a diferentes cuestiones que pueden y deben marcar su futuro. Así, tenemos un problema con las pensiones. ¿A qué modelo habría que ir según KPMG?
En España la población mayor de 65 años será el 25% del total en 2033. Funcas calcula que en 2050 el gasto en el mantenimiento de las pensiones en España puede alcanzar el 16% del PIB, un aumento de seis puntos respecto al 10% actual. La correlación será que en 2050 habrá un trabajador por cada persona dependiente, fruto a su vez del envejecimiento de la población. Estos pronósticos hacen necesaria una reflexión profunda y consensos para reforzar la sostenibilidad del sistema público de pensiones, al mismo tiempo que los esquemas complementarios de jubilación.

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecerle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies