Revista nº3Solidarios

Juan José Asenjo, mitrado de cultura y solidaridad

EL ARZOBISPO DE SEVILLA RECIBE EN EL PALACIO ARZOBISPAL DE SEVILLA A ANTONIO PULIDO, PRESIDENTE DE LA FUNDACIÓN CAJASOL EN UNA VISITA ENTRE DOS GRANDES AMIGOS QUE CONVERSAN SOBRE DIVERSOS TEMAS, ENTRE ELLOS DESTACA UNO: EL AÑO MURILLO. ASENJO PEREGRINA, GRAN CONOCEDOR DEL PINTOR BARROCO, DIALOGA CON PULIDO MIENTRAS PASEAN POR LAS SALAS Y HABITACIONES DE LA RESIDENCIA ARZOBISPAL.

En una de las estancias del Palacio Arzobispal de Sevilla me encuentro con Don Juan José Asenjo Peregrina, Arzobispo de Sevilla y muy buen amigo. La charla versa sobre uno de los temas actuales más importantes de la capital andaluza, el Año Murillo. La Iglesia, en mayúsculas, ha aportado a esta efeméride, la posibilidad de que todo el legado del pintor sevillano que reside en su ciudad pueda verse en su práctica totalidad. Asenjo es cercano, conocedor del patrimonio artístico y enamorado de la conversación sobre las obras de arte. De ahí, como me comentara en nuestro encuentro, que haya estado más de 15 años tratando estos temas, primero en su Diócesis de origen y después en la Conferencia Episcopal.

“Para el Arzobispado y para el Arzobispo es una alegría colaborar con esta efeméride. Murillo estuvo ligado al Cabildo y al Arzobispado durante 30 años como hijo canónigo, e incluso era amigo de algunos miembros de la Corporación Capitular, sobre todo de Justino de Neve. La Catedral le mandó muchísimas obras, las cuales subsisten una quincena, que están ahora mismo expuestas para el disfrute de los estudiosos, de turistas o del gran público”, destaca Don Juan José.

Mientras caminamos entre las salas del Palacio Arzobispal, Monseñor Asenjo me cuenta una de las iniciativas que ha propuesto el Arzobispado: la apertura del Palacio para que todo aquel que quiera pueda visitarlo. Cuatro grupos, de 30 personas cada uno, pueden admirar cada sábado hasta junio los cuadros de Murillo, y de otros artistas, que se encuentran en las paredes de este espacio único. “Las personas que vengan podrán admirar la primera Inmaculada que pintó Murillo, que está en el despacho de Invierno del Arzobispo. Una obra imponente. Aquí está también el cuadro que representa la entrega del rosario a la Virgen de Santo Domingo, que es la primera obra conocida de Murillo. La pintó con 20 años, con mucha influencia de Juan de Roelas y de Zurbarán”, aclara el Arzobispo.

Pregunta tras pregunta, me admiro del gran conocimiento que tiene el Arzobispo sobre el pintor barroco. Y es que fue un artista muy ligado a la religiosidad, fue “un gran cristiano” como apunta la explicación de Asenjo, y vinculado a muchas Hermandades entre las que se pueden contar la Hermandad de la Vera Cruz o la del Rosario, de la que era hermano; así como miembro de la Orden Tercera de San Francisco o de la Hermandad de la Santa Caridad. Además apunta Asenjo que todo ello se mostraba en todo lo que hacía ya que “nadie da lo que no tiene” y su pintura era “reflejo de su espiritualidad, sincera y ferviente”.

MURILLO POR TODA LA CIUDAD

Además de la iniciativa propuesta en el Palacio Arzobispal, hay otras iniciativas por toda la ciudad que tienen la impronta de esta corporación. La principal de ellas se encuentra en la Catedral de Sevilla con la exposición ‘Murillo, la mirada de la santidad’, una muestra, según palabras del propio Asenjo,”un tanto peculiar porque los cuadros no se han movido de su sitio original, excepto dos”. Uno es el ‘La entrega del rosario a Santo Domingo de Guzmán’, prestado por un año, y el segundo es otra obra de Murillo, pintada en 1671 con la ocasión de la Canonización de San Fernando. Del mismo modo, el Arzobispado “ha colaborado con todo aquel que lo ha pedido”, apunta Juan José Asenjo, como con el Ayuntamiento de Sevilla, cediendo un cuadro del Ángel de la Guarda para la Exposición del Espacio Santa Clara.

Ante tanto conocimiento sobre el patrimonio del máximo representante de la Iglesia en nuestra ciudad, le inquirí sobre la trascendental aportación de la Iglesia en la conservación de la cultura. “Yo estoy orgulloso de la labor que estamos haciendo en Sevilla en el mantenimiento del arte y de los bienes inmuebles […] la ayuda de los fieles o del mecenazgo privado, con la aportación por ejemplo de la Fundación Cajasol, a la que estamos muy agradecidos por la labor de estos años en la restauración de innumerables obras de arte. Un trabajo muy importante”, respondió Asenjo sobre esta pregunta.

Continuando con el diálogo, aparecen otras de las obras y legado cultural situados entre las paredes de los salones del Palacio sevillano. “Aquí tenemos trescientos cuadros, todos de gran interés. Son Murillos, Zurbaranes, obras de Juan de Espinar, Juan de Zamora, Mattia Preti o Matías de Arteaga entre otros… una gran colección. Todos ellos han ido restaurándose años atrás con ayuda de la Fundación Cajasol, o de la Real Maestranza de Sevilla”, destaca el Arzobispo.

LA SOLIDARIDAD, MUY PRESENTE EN LA CULTURA SEVILLANA

Aunque Murillo fuera el epicentro de la conversación con Monseñor Asenjo, la solidaridad ocupó la otra parte de la conversación. Al pintor barroco se le conoció poco su lado más fraterno con los más necesitados, pero siempre mantuvo esa idea fiel al cristianismo. En la actualidad, como en los últimos tiempos, la aportación de la Archidiócesis de Sevilla sobre los más necesitados va en aumento. “La crisis dicen que está superada.
Pues es verdad en lo que respecta a la macroeconomía, pero en la economía familiar, en la microeconomía, pues sigue habiendo mucha penuria, por lo que no podemos bajar la guardia”, argumenta.

“Hay muchos miles de personas que dependen de la caridad de la Iglesia, de Caritas Diocesana, de Caritas Parroquiales, de los comedores de los religiosos y religiosas, y del compromiso de las Hermandades […] que destinan mucho dinero en los pobres, unos 3,5 millones de euros el año pasado sólo en Sevilla”, subraya nuestro protagonista.

NADIE DUDA SOBRE LA IMPORTANCIA DE LA IGLESIA EN EL APARTADO SOLIDARIO DE NUESTRA SOCIEDAD.

Nadie duda sobre la importancia de la Iglesia en el apartado solidario de nuestra sociedad. Y entre tantas anécdotas sobre la importancia de la solidaridad existente en la institución eclesiástica que Asenjo me contó, destaco una en la que el Cardenal Hummes es el protagonista. El Prelado de Sao Paulo de origen alemán, en el día de la elección del actual Papa, estuvo sentado al lado de Jorge Mario Bergoglio. Tras conocer su nombramiento, y que iba a llamarse Franscisco, nos cuenta Asenjo, “se acercó al ya Papa, y le dijo, siendo las primeras palabras que escuchaba como Santo Padre; ‘Jorge, no te olvides de los pobres’. Y es verdad, hoy ni el Papa ni la Iglesia se olvidan de los más necesitados”, me detalló Asenjo.

Pero la solidaridad no sólo queda en dar a quien no tiene, sino ayudarlos para darles un futuro mejor. Así pues, el Arzobispado tiene dos iniciativas actualmente que está haciendo que muchas personas salgan de su situación de exclusión social. Una de ellas, un Centro de Empleo situado en la zona de Su Eminencia, en la que los jóvenes aprenden una profesión para luego salir al mercado laboral, y la segunda, un ‘Huerto Ecológico’ en el que una veintena de personas aprenden a cultivar hortalizas y sobre jardinería. Tras contarme estos dos proyectos, y ver el trabajo del Arzobispado, Asenjo me decía sentirse “muy orgulloso” del papel que ha representado la Iglesia en estos años ante tanta penuria y dolor de tantas personas.

De este encuentro con Juan José Asenjo Peregrina destaco el gran conocimiento por la cultura del Arzobispado, y la gran labor solidaria de la Archidiócesis. Dos grandes compromisos, a veces no tan conocidos en la sociedad, pero que alumbran de esperanza el patrimonio social de nuestra ciudad. Como escribía hace unas semanas el periodista de ABC de Sevilla, y pregonero de la Semana Santa de Sevilla en 2017, Alberto García Reyes, ‘Diez para Asenjo’, pero añado, ‘Diez para Asenjo y para la Archidiócesis’.

 

Show More

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecerle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies