CulturaRevista nº9

Mario Vargas Llosa deslumbra en su conferencia sobre la narrativa y la novela total

El reconocido escritor peruano embelesó a un público entregado en la última sesión del Congreso ASALE 2019 celebrado en la Fundación Cajasol. El acto, un reencuentro con su novela ‘Conversación en La Catedral’ que cumple cinco décadas.

La cuarta jornada del Congreso de la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE) hizo posible que el Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, deleitara con su conocimiento a todas las personas que se encontraban en el patio central de la sede de la Fundación Cajasol. Casi media hora antes del comienzo del acto, todos los asientos estaban ocupados, y en el momento de la llegada se hizo un silencio claustral que anunciaba la presencia del escritor peruano para los presentes. Entre el público, estuvieron entre otras personalidades Santiago Muñoz Machado, director de la Real Academia Española; y Antonio Pulido, presidente de la Fundación Cajasol.

Mario Vargas Llosa tuvo a su lado al escritor y editor Juan Cruz, que llevó el diálogo con suma facilidad. La gran parte de la cita versó sobre el libro ‘Conversaciones en La Catedral’, una de las creaciones más importantes del autor, del que llegó a decir que es uno de los trabajos más complicados que ha realizado en toda su carrera literaria. “Las canas que ahora tengo me las sacó este libro. Es la novela que más trabajo me ha costado y estar a punto de acabarla fue como salir de un inmenso túnel”. El académico peruano comenzó a dar forma a su novela en 1965, pero no fue hasta cuatro años más tarde cuando finalizó la obra. Ello conlleva a que, cincuenta años después, se vuelva a publicar una nueva edición con fragmentos de cartas, escritos a amigos suyos de la época, y entrevistas con el propio Vargas Llosa. El autor destacó que esta nueva parte tiene “reflexiones, alegrías y exabruptos” que encantarán al lector.

Entre frase y frase el protagonista del acto narró algunos de los recuerdos que nacían de esta novela. Explicó con detalle cómo fue partícipe de su propia obra, señalando cómo vivió el golpe militar en su país por parte del general Manuel Odría en 1948. «Por eso ya en aquellos años, siendo adolescente, pensaba en escribir alguna vez una novela, pero no tanto sobre la dictadura como sobre los efectos de la dictadura, no sólo en las instituciones políticas sino en ámbitos aparentemente alejados de ellas como la vida personal y profesional», destacó el escritor.

MARIO VARGAS LLOSA: «LAS CANAS QUE AHORA TENGO ME LAS SACÓ ESTE LIBRO»

Por aquel entonces Vargas Llosa tenía 12 años, y este hecho hizo que tanto él como otras personas de su generación se hicieran hombres antes de tiempo. “La idea fue una conversación central, que iba a ser como la columna vertebral del libro. Esta fue entre Zavalita y el antiguo chófer de su padre, al que él descubre matando a perros a palazos en la perrera de Lima. Entonces conversan en un barcito que se llama ‘La Catedral’, y esa conversación iba a conectar con los otros episodios, a través de conversaciones que iban a mezclarse con la principal, que iba a ser el punto de unión y de enlace de distintos personajes y distintas épocas”, reconoció Vargas Llosa.

Prosiguió la charla con varias preguntas de Juan Cruz, en las que intentaba acercar al público anécdotas más personales sobre el autor. Mario Vargas Llosa contó cómo ocurrió que en su mesa tuviera un retrato del filósofo y escritor francés Jean Paul Sartre. “Yo citaba mucho a Sartre, lo leía con verdadera pasión y lo más grave es que lo creía todo. Entonces, con Luis Loaiza, que era un gran admirador de Borges, teníamos verdaderas discusiones apocalípticas entre Sartre y Borges, que eran incompatibles. Pero lo que no sabía Luis Loaiza es que yo, cuando no me veía, leía a Borges, y a pesar del rechazo ideológico que le tenía, a mi me deslumbraba”, reconoció.

«EL ACADÉMICO PERUANO COMENZÓ A DAR FORMA A SU NOVELA EN 1965, PERO NO FUE HASTA CUATRO AÑOS MÁS TARDES CUANDO FINALIZÓ LA OBRA»

Con el paso de los minutos, tanto Vargas Llosa como Cruz siguieron ahondando en diversas temáticas de la escritura, y de la complejidad de llegar a la novela total. El escritor peruano recalcó algunas de las diferencias que tiene el género novelesco que otros no tienen, como es la posibilidad de contar historias dentro de otras historias que dan sentido más amplio al lector. De ahí citó a la comedia humana de Balzac como referente de creación de “obra suprema”, aunque incluyó otras referencias como ‘Guerra y Paz’ de León Tolstói, ‘Don Quijote de la Mancha’ de Miguel de Cervantes, o las obras del alemán Thomas Mann. “Hay un elemento de cantidad. Mientras más experiencias sume una historia, desde una manera convincente, que hechice a los lectores, y cubra más planos de realidad, tanto objetivos como subjetivos, el mundo de las pasiones, de los
sentimientos sentimientos; una novela es más rica y persuasiva”, comentó Vargas Llosa.

Del mismo modo, la conversación tuvo un espacio de tiempo para profundizar en la definición de la novela total. Vargas Llosa señaló que siempre tuvo “sensación de vértigo” a la hora de escribir una historia que tuviera las condiciones para poder llegar a ello. “Creo que la idea de una novela total es la que expresaría toda la experiencia humana en sus infinitas posibilidades, algo que ninguna novela puede alcanzar jamás. Pero en esencia, ese proyecto de novela total está en el corazón de toda novela lograda, que nos conmueve y nos deslumbra, y que nos hace descubrir un aspecto inédito de la realidad”, explicó el académico.

Asimismo, Juan Cruz destacó que ‘Conversación en La Catedral’ sucede íntegramente en Perú, algo que no suele ocurrir en otras novelas con temáticas parecidas. Vargas Llosa respondió recalcando que, además de vivir el golpe de Estado de su país, las otras novelas no son tan realistas. “Es verdad que yo he escrito varios libros sobre dictaduras, pero nunca he tenido un proyecto del que todas esas novelas sean un reflejo para nada. La verdad es que los temas de las novelas que he escrito me han ido surgiendo de experiencias totalmente inesperadas”. Seguidamente, el peruano recordó su viaje a la República Dominicana en los años sesenta, del que luego nacería su novela ‘La Fiesta del Chivo’.

VARGAS LLOSA SEÑALÓ QUE SIEMPRE TUVO “SENSACIÓN DE VÉRTIGO” A LA HORA DE ESCRIBIR UNA HISTORIA QUE TUVIERA LAS CONDICIONES PARA PODER LLEGAR A LA NOVELA TOTAL

En la última parte del encuentro del Congreso ASALE, el escritor subrayó la idea de que si tuviera que elegir una única obra de todas las que ha escrito sería ‘Conversación en La Catedral’, y aunque, según Vargas Llosa, tuvo menos aceptación que otras, es de las que más ha crecido con el paso del tiempo.

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecerle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar