PortadaRevista nº1Solidarios

Orden de malta; voluntarios y comensales

En la calle Mendigorría 7,se encuentra un comedor social gestionado por la Fundación Hospitalaria Orden de Malta de España. Sus 343 voluntarios dan comida a más de 200 personas diarias, siendo el único comedor en Sevilla que sirve dos platos de comida a partir de las 17:00h de la tarde en invierno y a las 18:00h en verano. Las aportaciones materiales son fundamentales, consciente de ello, la Fundación Cajasol impulsa la iniciativa de ‘Andaluces Compartiendo’ que une a las Marcas Andaluzas Solidarias comprometidas con la donación de alimentos.

¿Qué hace que una persona acuda a un comedor social? Esta pregunta tiene trampa, pues la mayoría daría una respuesta u opinión en función del necesitado y no del voluntario. Está claro que cada necesitado y voluntario tiene una explicación diferente y válida a la vez con respecto a los demás. No entrar en detalles personales es la finalidad de este reportaje. Hemos querido adentrarnos en los beneficios que experimentan algunas personas que acuden al comedor social (voluntario y necesitado), lugar en el que por regla general la felicidad de dar es recíproca a la de recibir.

Nasiru Bawa, es natural de Gambia, llegó a España en patera y al no tener la mayoría de edad lo acogieron en un centro de menores de Cádiz. Le enseñaron el idioma y se apuntó a un curso de cocina. Le ofrecieron, durante los meses de verano, realizar las prácticas en el comedor de San Juan de Acre y allí aprovechó el tiempo con ilusión, ganas y esfuerzo. Su objetivo es poder trabajar en un futuro próximo de cocinero. Su deseo es poder visitar a su familia. Su satisfacción es haber ayudado durante sus prácticas a personas que han pasado por la misma situación que él.

 

Manuel Fernández, es un sevillano de adopción, abogado de profesión y cocinero por afición. Desde hace más de cinco años es el cocinero de los lunes en el comedor de San Juan de Acre, procurando que el arroz con carne sea igual que el que puede ofrecer en su casa para ilustres invitados. Su ilusión es ayudar al necesitado. Su deseo es ayudar al necesitado. Su satisfacción es ayudar al necesitado.

 

José García. Pepe, natural de Sevilla, es desde hace más de cuatro año un comensal habitual y querido en el comedor de San Juan de Acre. El único día que falta son los martes, pues según Pepe: “Dan lentejas y no me gustan”. Tiene a su amiga Paloma (una voluntaria) que la conoce desde hace mucho tiempo cuando él era guardacoches “pero legalizado”; puntualiza. Su ilusión es poder visitar a su hermano que vive en Lebrija.
Su deseo es disfrutar de los años que le queden de vida. Su satisfacción es saborear el arroz con carne que se come los lunes.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecerle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies