PortadaRevista nº4Solidarios

Raquel Revuelta, el destello para los que comienzan en el mundo de la moda

La modelo y empresaria sevillana, protagonista de la entrevista del presidente de la Fundación Cajasol

LA MODELO Y EMPRESARIA SEVILLANA ES LA PROTAGONISTA DE LA ENTREVISTA DEL PRESIDENTE DE LA FUNDACIÓN CAJASOL, ANTONIO PULIDO. EN ESTE ENCUENTRO, ADEMÁS DE SU TRABAJO, SE HABLA DE LA RELACIÓN QUE MANTIENE CON LA ENTIDAD, ASÍ COMO DE SU VOCACIÓN EMPRESARIAL Y SOLIDARIA.

E s media mañana de un día cualquiera en la sede de la Fundación Cajasol en Sevilla. Me pongo a dialogar con una persona que, para la mayoría de los sevillanos es una auténtica desconocida, aunque todos saben quién es cuando pasan a su lado. Me explico: mi interlocutora es Raquel Revuelta, sevillana con raíces que se dio a conocer tras ganar el Certamen de Miss España. Desde entonces ha estado trabajando en el mundo de los medios de comunicación, aunque su verdadera pasión siempre ha estado en la Agencia Doble Erre. Y digo que es una auténtica anónima porque hace un trabajo para la sociedad que pocos conocen.

Ella se denomina como “mujer polifacética”, algo que le ha hecho posible trabajar en diferentes líneas profesionales, pero sobre todo emprendedora. Ese rasgo le ha convertido en una de las personalidades dentro del mundo de la moda que cuida, al más mínimo detalle, la formación y creación de nuevos valores. “En mi sector hay una figura que no existía, y desde mi modesto entender, se debería tener en cuenta ya que aporta mucho. Es la figura del emprendedor de la moda flamenca”, destaca Raquel Revuelta mientras paseamos por las galerías de la sede de la Fundación.

Ante el conocimiento que ella tenía de la Entidad que presido que tanto aboga por el impulso de los emprendedores, presentó a la Fundación el proyecto ‘Emprende Lunares’, una idea que caló y que ya lleva dos ediciones. Esta tiene como objetivo, básicamente, la de formar a una serie de personas para que puedan acometer con éxito una empresa de moda flamenca. Todo ello con el apoyo de la Entidad y de la Agencia de nuestra protagonista. “Con este programa nos hemos dado cuenta de la cantidad de profesionales que no se dedican al sector de la moda flamenca, que vienen de otros sectores, y de repente tienen tiempo para desarrollar un proyecto, una ilusión, un objetivo que tenían de toda la vida”, señala la empresaria. Sin duda es un ejemplo de trabajo para darle una oportunidad a aquellos que por circunstancias varias, no tienen.

Raquel me señala las dificultades que tiene un emprendedor al comenzar en el mundo de la moda, que se “sobreentiende que tiene cierta formación”, pero que no sabe enfrentarse al mercado con garantías. Es por ello que desde el Instituto de Estudios Cajasol se forma en los ámbitos económicos y empresariales, y desde Doble Erre recibe “formación práctica en talleres para que se formen en patronaje, en artesanía, como el flecado, el bordado o el encaje”, asegura Revuelta.

No obstante, el trato que tiene nuestra protagonista con la Fundación Cajasol viene de más lejos. El primer momento en el que Raquel participó en uno de nuestros actos fue durante uno de los encuentros ‘Mano a Mano’, que reúnen a personalidades del mundo del toro y la cultura. Fue en 2013, y junto a ella estuvo Raúl Gracia ‘El Tato’. “Fue una experiencia muy atractiva, primero por el hecho del mundo del toro, que es algo que empieza para mí como aficionada y que meses antes de ese encuentro lo había conocido muy de cerca”, destaca Raquel.

SU COMPROMISO VA MÁS ALLÁ, Y EN SU DÍA A DÍA SIGUE COLABORANDO CON OTRAS INSTITUCIONES U ORGANIZACIONES

Con el paso de la entrevista, también estuvimos comentando los últimos Premios de la Asociación de Fundaciones Andaluzas, en la que los dos formamos parte del jurado, y en el que se valora la contribución de las actividades de fundaciones y asociaciones que realizan algún trabajo destacado en la sociedad. “Es una responsabilidad porque son premios muy interesantes, desde el punto de vista de la motivación, y de alcanzar notoriedad para lograr un posicionamiento, y que su mensaje llegue a más canales. Además me sorprende el rigor y la profesionalidad con la que se eligen cada año y lo estudiados que están”, asegura la empresaria.

LA SOLIDARIDAD, OTRO PUNTO BÁSICO EN SU VIDA

Más tarde, estuvimos recordando que Raquel también ha participado aportando su granito de arena en el programa solidario ‘Andaluces Compartiendo’, la iniciativa en la que trabajan conjuntamente la Fundación Cajasol y Landaluz, en la que las empresas y marcas andaluzas entregan alimentos a las personas más necesitadas. “Me parece un proyecto maravilloso que empresas andaluzas dediquen sus recursos y tiempo en compartir. En aquella ocasión yo presenté el evento, y la experiencia fue gratificante”, incide Raquel.

Para Raquel, la solidaridad es una parte básica de la persona en la que la empatía es un componente muy relacionado con ella, ya que si mantienes este sentimiento “no tienes más remedio que implicarte porque te llega al alma y al corazón”.

No obstante, su compromiso va más allá, y en su día a día sigue colaborando con otras instituciones u organizaciones que hacen mejor la vida de las personas. “Me alegra que me hagas esta pregunta. Siempre soy bastante celosa de contar estas cosas, pero si el difundirlo invita a otras personas, pues genial. Una de ellas es Madre Coraje, con la que colaboro desde hace muchos años, apadrinando a diferentes niños”, explica la empresaria.

Mientras que por otro lado, me comenta Raquel, también colabora con AGAMAMA, una ONG que da apoyo a las mujeres que han tenido cáncer de mama; y ALBOREAL, empresa que vende productos andaluces, como el aceite de oliva virgen extra o la miel, y que recauda fondos para esta primera. “Tengo una empatía muy especial con aquellas mujeres que sufren el cáncer de mama y sus consecuencias, que cuando se supera deja muchas secuelas”, afirma.

Raquel trabaja codo con codo con estas dos iniciativas, de las que es incluso madrina de una de ellas (ALBOREAL): “AGAMAMA antes tenía ayuda institucional, pero con la crisis dejó de recibirla, y esta no podía mantener los centros de ayuda abiertos. Entonces, a través del apoyo de ALBOREAL, pueden mantener estos espacios para las mujeres”, explica.

El cariño y trabajo que nace, de forma desinteresada por parte de Raquel, han hecho posible que se convierta en ejemplo para todos nosotros. Sin duda es un ‘faro’ para su sector, el de la moda, y del mismo modo para la solidaridad que desprende allá por donde va.

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecerle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies