PatrimonioRevista nº11

Si las calles hablaran…

Acostumbrados a que los nombres de calles designen a personajes ilustres o históricos de la ciudad, hay ocasiones en que la curiosidad se apodera de la mente cuando llega una invitación de la Fundación Cajasol y dice entre otras cosas: «la entrada tendrá lugar por la calle entrecárceles».

Sabiendo que los nombres de las calles no están configurados al azar, no hay que ser muy imaginativo para descifrar que esta pequeña calle de Sevilla se situaba entre dos cárceles. La primera y más conocida es La Cárcel Real, pues dentro de sus celdas comenzó a escribir un “huésped involuntario” las obras más famosas de la literatura universal, “El Quijote de la Mancha”. Además de Miguel de Cervantes en la Cárcel Real, también durmieron otras celebridades del Siglo de Oro como Alonso Cano, Mateo Alemán Bartolomé Morel o Martínez Montañés. El edificio de enfrente, actual sede de la Fundación Cajasol y Antigua Real Audiencia, también tuvo su propia cárcel, donde se encerraban a los presos antes de ser juzgados. De las cárceles históricas sólo nos queda el recuerdo del nombre de la calle pues ambas fueron derribadas en el siglo XIX.

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecerle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies