ExposicionesRevista nº12

Años de riqueza cultural ‘In Nomine Dei’

La Fundación Cajasol y el Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla han organizado conjuntamente una muestra de gran valor cultural y patrimonial con piezas de las hermandades de penitencia de la capital sevillana durante la primavera de este año.

Este primer trimestre de 2021 la Fundación Cajasol ha inaugurado una de las exposiciones más importantes de la última década, ‘In Nomine Dei. Patrimonio artístico de la Semana Santa de Sevilla’. Una muestra que ha significado el cúlmen del programa ‘Cuaresma en Sevilla’ y que ha sido posible gracias a la labor
de la Fundación Cajasol y el Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla. Durante más de un mes un gran número de visitantes han podido admirar, bajo unas medidas sanitarias acordes a la situación de pandemia que vivimos, esta exposición considerada por algunos especialistas como la más importante en las últimas décadas. Y es que ha ocupado tanto espacio expositivo, que ‘In Nomine Dei’ ha copado toda la gran manzana cultural de Cajasol.

En el acto de presentación de la muestra participaron personalidades de gran relevancia en nuestra ciudad. Entre ellos, el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo; el alcalde de Sevilla, Juan Espadas; el presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido; el presidente del Consejo de Hermandades de Sevilla, Francisco Vélez; o el comisario de la misma, Antonio Garduño.

Por su parte, Antonio Pulido destacó la idea de que esta exposición es un “homenaje a la devoción y la pasión de Sevilla por su fiesta más trascendental, y a todas las personas y gremios que la han hecho posible a lo largo de los siglos”. Además de hacer referencia al compromiso con las señas de identidad y las necesidades de Andalucía por parte de la Fundación Cajasol.

ESTA EXPOSICIÓN ES CONSIDERADA POR ALGUNOS ESPECIALISTAS COMO LA MÁS IMPORTANTE EN LAS ÚLTIMAS DÉCADAS

UN RECORRIDO POR TRAMOS

Como si se tratara de una cofradía, la muestra se ha separado en diferentes tramos para lograr un recorrido minucioso del patrimonio expuesto. Así, a través de seis salas: la historia de la Semana Santa; las figuras secundarias; la escultura ornamental; la orfebrería; la joyería; el bordado y el paso de palio, se han podido admirar a aquellos protagonistas que han hecho posible, a lo largo de los años, la verdadera Semana Santa que conocemos.

Entre las piezas a destacar, en la primera sala se han mostrado elementos que tienen siglos de antigüedad, siendo el primero de ellos, la Cruz de Guía de la Hermandad de la Carretería, la más antigua de la Fiesta Grande sevillana, la que ha dado comienzo a la exposición. Un símbolo que da sentido al principio de toda cofradía, no podía faltar en esta ocasión.

Tras ello, en la sala destinada a todas las piezas de escultura ornamental, se pudieron ver grandes obras de la Roldana, Ruiz de Gijón, Miñarro, Castillo Lastrucci o Antonio Barbero, hasta las últimas realizadas por José María Leal para la Hermandad del Cachorro.

En el espacio dedicado a la orfebrería, la muestra ha tenido enseres que datan de las últimas décadas del siglo XIX, como la Cruz de Guía de la Hermandad de Montserrat de plata ruolz; hasta otras que se han realizado en los últimos años, y que denotan la gran importancia de este sector en Andalucía.

Otra de las salas de gran importancia ha sido la de joyería, con la sala de las coronas como espacio único. En ella se han podido contemplar grandes joyas de Hermandades como Los Gitanos, La Esperanza de Triana o El Buen Fin. O también diademas de otras Hermandades como la Soledad de San Lorenzo, la Piedad de la Mortaja o la de la Virgen de las Aguas del Museo.

Mientras que en la sala de los bordados, se han reunido una gran parte de piezas que datan del siglo XVIII hasta el propio siglo XXI. Simpecados, bocinas o frentes de algunos palios son algunos de los enseres mostrados.

También se le ha dedicado a las figuras secundarias un espacio en ‘In Nomine Dei’. De ahí que muchas de las obras características de la Semana Santa se hayan podido admirar en la muestra. El Pilatos de San Benito, el cirineo de San Isidoro o los Santos Varones de la Carretería fueron algunos de ellos.

Mientras que en el centro de la exposición se ha podido contemplar el paso de palio completo de la Virgen del Patrocinio del Cachorro como elemento principal. Alrededor se han expuesto otras piezas de gran valor de esta temática, bambalinas o techos de palio de otras Hermandades.

Pero si hay que destacar otros elementos, ‘In Nomine Dei’ ha traído a Sevilla enseres que hacía décadas que no se veían en la capital, como el manto de la Virgen de los Dolores de Huelva, que se podía ver en la Hermandad del Valle, o la bambalina frontal de la Virgen de la Palma de Cádiz, que pertenecía a Los Negritos.

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecerle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies