Revista nº7Solidarios

Carmen Thyssen, columna del mecenazgo en nuestro país

CARMEN THYSSEN-BORNEMISZA, MÁS CONOCIDA EN EL ÁMBITO SOCIAL COMO LA BARONESA THYSSEN, OBTUVO RECIENTEMENTE EL PREMIO AFA A LA TRAYECTORIA POR SU LABOR DE MECENAZGO CULTURAL EN NUESTRO PAÍS. COINCIDIENDO CON LA ENTREGA DE PREMIOS, EL PRESIDENTE DE LA FUNDACIÓN CAJASOL, ANTONIO PULIDO, LA ENTREVISTA PARA CONOCER EL PORQUÉ DE SU LABOR QUE EJERCE DESDE HACE DÉCADAS.

A finales del pasado año, Asociaciones y Fundaciones de Andalucía (AFA) otorgaba sus premios anuales, y entre los galardonados se mostraba el nombre de Carmen Thyssen-Bornemisza. Para todo aquel que no la conozca es una persona alegre, cercana y abierta al diálogo.

Tras estos galardones, me vuelvo a encontrar con ella en la sede de la Fundación Cajasol para conversar sobre su lado más solidario y sobre el trabajo que realiza para la cultura. Que haya recibido este premio, según me cuenta, le produce una gran satisfacción y agradece que hayan pensado en ella. “Yo me considero una persona que siempre ha sido fiel a sí misma, tal como soy. He procurado siempre no apartarme de mi camino”, destaca Carmen Thyssen.

No obstante, reconoce que la noticia le hizo mucha ilusión, ya que conocía los Premios AFA de ediciones anteriores y sabía que sólo personas especiales los reciben, ya sea por algún trabajo o aportación a la sociedad. “Estoy muy orgullosa de poder compartirlo con otras grandes personalidades que a lo largo de los años han recibido este Premio. Todo ello gracias a su dedicación en diferentes y muy importantes temas que conllevan una labor ardua y dedicación plena. Este premio me anima a seguir adelante poniendo mi granito de arena para que el mundo de la cultura avance”, afirmaba.

Nacida en Barcelona, ha sido reconocida con condecoraciones que pocas personas tienen en nuestro país como la Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo, Académica de honor de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo, o Dama Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica, entre otras distinciones. Pero durante toda su vida, la cultura ha formado el epicentro de su día a día, y de sus intereses personales. Todo ello se ha basado en la educación familiar. Siempre enfocada al conocimiento cultural. “Desde mi infancia y gracias a mis padres, que tenían gran interés en el arte, he estado en contacto con este mundo. Es por ello que siempre les estaré agradecida”, recalcaba.

Tras los primeros momentos de la conversación, pregunto a Carmen la importancia del papel del mecenas y el mecenazgo en nuestra sociedad. Recordemos que la palabra significa ‘patrocinador de artistas o literatos’, y la figura de estas personas tenía una connotación más importante en los siglos XV y XVI con la Familia Médici, o incluso en la Roma de los Papas. “El papel del mecenas ha ido evolucionado en los últimos años. Creo que actualmente las instituciones y las grandes empresas han sabido ver que apoyar la cultura es una vía importantísima de la comunicación” explicaba Carmen Cervera sobre este asunto. Del mismo modo, piensa que sin la labor del mecenazgo cultural “no hubiera sido posible dar a conocer a todos los públicos, a los grandes maestros de la Historia del Arte”. Y, aunque cree que el trabajo del mecenas ha ido evolucionando con el paso del tiempo, la señora Thyssen opina que es “un instrumento muy eficaz que amplía la oferta cultural” en todos los países, no solamente en España.

De todos es conocido la amplia colección de obras de nuestra protagonista que se puede contemplar en el Museo Nacional Thyssen – Bornemisza de Madrid, el principal y más importante; y el de Málaga, una de las pinacotecas más destacadas de Andalucía y que abrió en 2011. No obstante, fuera de España también dispone de dos centros, el ThyssenBornemisza Art Contemporary (TBA21) situado en Viena; y el Museo Carmen Thyssen de Andorra, en el país vecino. Ahondando en su conocimiento por la cultura le pregunto sobre algún pintor u obra que haya pasado por alguno de sus museos. Tras una pausa, no se decanta por alguno y me explica el porqué: “Sería imposible destacar a solo unos pocos. Desde la antigüedad, el arte ha formado parte de la vida de los seres humanos y a lo largo de este camino, surgieron los verdaderos maestros que vinieron a enriquecer el mundo del arte, e influenciar en los artistas venideros”.

La conversación no cesa, y seguimos hablando sobre la importancia de la cultura en nuestra sociedad, y Carmen me cuenta todo en lo que están trabajando desde sus Museos. En estos momentos están trabajando con artistas de distinta índole, como el artista indio, Ama Kamwar, que expondrá sus trabajos hasta mayo. Como dice Cervera, este artista “dará voz con sus trabajos a las poblaciones más vulnerables de su país”. También nos cuenta que en otoño se hará una exposición que une a dos grandes autores, Manet y Degas, con el mundo de la fotografía, siendo “un estímulo para ambos por tener un nuevo modo de mirar el mundo”.

Mientras, la figura de la mujer tendrá su espacio dentro de las muestras ‘Modernas y Seductoras’, o ‘Perversidad. Mujeres fatales en el arte moderno’ en el Museo Carmen Thyssen de Málaga; o ‘Femina Feminae’, que mostrará una retrospectiva sobre la figura femenina por los grandes maestros de la pintura y escultura, en el Museo de Andorra.

SU POSICIÓN GENEROSA

Tras hablar sobre el arte, la cultura y el futuro de sus museos, cambiamos el enfoque hacia la solidaridad y el lado más generoso de Carmen Thyssen. Ella se considera una persona solidaria, que está involucrada en distintas asociaciones y causas sociales de las que le gusta conocer el trabajo que hacen a diario, además de hablar de ellas y darles visibilidad.

Entre casos que me destacaba cabe señalar la exposición ‘Purple’ de John Akomfrah, que tuvo lugar el año pasado en su museo de la capital de España, y que exploraba los efectos del cambio climático, además de hacer una reflexión de las consecuencias que conlleva. Del mismo modo, y siempre que puede, aporta su granito de arena con premios, trabajos o aportaciones económicas con instituciones que ayudan a los más necesitados.

Según siguió la conversación, Thyssen describía que para ella la solidaridad es “la justicia, la verdad, la amistad, la empatía y el esfuerzo. Valores muy relacionados con la solidaridad y la conciencia de poder ayudar y dar visibilidad a quienes les hace tanta falta”. Del mismo modo, nuestra protagonista piensa que los españoles somos “campeones de la solidaridad”, sobre todo si nos aferramos a los números de donaciones de órganos o trasplantes dónde somos “líderes mundiales” y con las que “se salvan a diario muchas vidas gracias a la solidaridad de otros”. Cuando hablábamos de este tema, me pidió que apareciese en la entrevista que ella anima a todo el mundo a colaborar en cualquier causa que lo necesite, ya que considera que es “algo muy satisfactorio”.

Carmen Thyssen nos puso de ejemplo el apoyo que muestra con los animales desde la iniciativa ‘Perrotón’. Esta hace todos los años una carrera solidaria para fomentar la adopción y tenencia responsable de animales de compañía. En esta organización ella es Presidenta de Honor, y siempre que puede ayuda ya sea de forma económica o con su presencia.

LARGA TRAYECTORIA EN LA FUNDACIÓN CAJASOL

La unión de Carmen Thyssen con la Entidad que presido lleva desde hace muchos años ‘caminando por el mismo sendero’. Fue en 2015 cuando realizamos la primera acción conjunta. Cuando gracias a la Fundación Palacio Villalón, entidad que gestiona el Museo Thyssen de Málaga, pudimos celebrar una reunión de la Junta Directiva de la AFA.

“En nuestro constante empeño en que la cultura y el arte llegue al mayor número de personas posible, necesitamos la colaboración y ayuda de distintas entidades interesadas también en fomentarla. Es ahí donde en un momento dado coincidimos en la apuesta por un compromiso común, de defender y poner en valor todo tipo de temas culturales”, destacaba Thyssen cuando le pregunté sobre cómo conoció a la Fundación Cajasol.

En el mismo año, con la creación de ‘El Sevillanero’, un libreto que recopilaba las sevillanas más características y que se entregó en la Feria de Abril de 2015; así como el disco ‘Qué vivan las sevillanas’ que era interpretado por Pascual González y Cantores de Híspalis, el Museo Thyssen de Málaga cedió para ambos trabajos ilustraciones que daban color y tenían carácter solidario.

Años más tarde, y como me recuerda Carmen, llegarían dos exposiciones en su museo de Málaga, y que tuvieron una gran repercusión. La primera en 2017, ‘Juan Gris, Blanchard y los cubismos’, la cual mostraba algunas obras de estos artistas que destacaron en este movimiento artístico; mientras que la segunda fue ‘La Furia del Color’. Celebrada un año más tarde, exponía alguno de los trabajos más importantes del artista español Francisco Iturrino, que destacó en los aguafuertes.

“Sin la ayuda y colaboración de entidades como la Fundación Cajasol, no habría sido posible sacar a la luz, y compartir con el mayor número de personas posibles, algunas de las exposiciones que ya han pasado por el Museo Carmen Thyssen. Esperamos que esta colaboración pueda prolongarse a lo largo del tiempo”, destacó Carmen Thyssen.

Por último, y antes de finalizar, nuestra protagonista quiso dedicar algunas de sus palabras a ensalzar el trabajo que realizamos todos los que formamos parte de la Fundación Cajasol con el objetivo de resaltar la cultura. “Creo que es fundamental la participación y el trabajo que venís realizando en vuestra Fundación para poder conseguir una sociedad más justa e igualitaria”.

«LOS ESPAÑOLES SOMOS CAMPEONES DE LA SOLIDARIDAD»

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecerle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies