ExposicionesRevista nº6

Retratos de la Historia con el sello de Valdés

EL PINTOR JUAN VALDÉS HA SIDO UNO DE LOS PROTAGONISTAS CULTURALES DE ESTE OTOÑO CON SU EXPOSICIÓN ‘RETRATOS’, UNA COLECCIÓN ÚNICA DE PINTURAS AL ÓLEO Y OTRA A LÁPIZ QUE FORMAN UNA GENEALOGÍA DE ALGUNO DE LOS PRINCIPALES ACTORES DE LA ALTA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE LOS ÚLTIMOS 30 AÑOS.

Pintar no es una labor fácil. Al menos eso se piensa cuando se está delante de las pinturas y dibujos del extremeño Juan Valdés, que durante el mes de octubre acaparó todas las miradas por la presentación en la Sala Murillo de la sede de la Fundación Cajasol en Sevilla de la exposición ‘Retratos’. Esta muestra ha sido, sin duda, el máximo exponente de la carrera del pintor, ya que en ella se han mostrado pinturas y dibujos de las máximas personalidades de nuestro país, como el Rey Felipe VI o la Reina Doña Letizia; o los Reyes Eméritos, Don Juan Carlos I y Doña Sofía, entre otros.

La muestra se dividió en dos partes temáticas muy bien diferenciadas, una llamada ‘A mano alzada’ en la que se mostraban retratos y dibujos a lápiz que Valdés ha estado realizando durante 35 años; y la otra ‘Sobre el caballete’, que muestra un gran legado de cuadros pintados al óleo de gran tamaño y realismo, en los que destacan, además de los personajes de la nobleza, personalidades de la sociedad sevillana.

Aunque haya diferencia entre las dos partes, el autor ha pretendido con esta división mostrar el comienzo y la continuación del proceso de creación de los retratos. Pero sin desprestigiar una parte de la otra. “El trabajo con lápiz es como el entrenamiento de un futbolista o un torero, porque es lo que te da soltura. La pintura es una realización cromática con la que amplías todo lo que quieras, pero la base fundamental es el dibujo y eso es una obligación, y esa seriedad es la que periódicamente hago para estar puesto en el tema”, analizaba el extremeño. Pero este análisis determina la forma de ver la pintura de un
artista que siempre ha intentando ir más allá para lograr la perfección. Desde pequeño tuvo ese tesón que le determinó en su forma de pintar. “Esta exposición es simplemente una demostración de lo que un pintor determinado puede tener como algo sustancial en su haber (…) el retrato es lo más difícil que hay porque es el compromiso más ineludible. Es decir, un paisaje lo puede hacer un artista con más o menos interpretación, pero en un retrato en el momento en el que te equivocas lo más mínimo has tirado por tierra todo el trabajo”.

@jaimefoto

No obstante, sus trabajos y la relación cultural que tiene Valdés con la Fundación Cajasol no es novedosa. Hace dos años, y con la misma Sala Murillo inaugurándose, se realizó una muestra llamada ‘Divertimento veneziano’ que contó con casi una cuarentena de obras de la temática favorita actual del extremeño, el Carnaval de Venecia, y que fue un éxito de público. Él mismo ha destacado la buena relación que tiene con la Institución en reiteradas ocasiones. “Para mí el trato con la Fundación es magnífico. Tiene obras mías y todo lo hago a nivel funcional ya que yo no trabajo en ninguna galería comercial”, relata.

«LA EXPOSICIÓN ES SIMPLEMENTE UNA DEMOSTRACIÓN DE LO QUE UN PINTOR DETERMINADO PUEDE TENER COMO ALGO SUSTANCIAL EN SU HABER (…) EL RETRATO ES LO MÁS DIFÍCIL QUE HAY PORQUE ES EL COMPROMISO MÁS INELUDIBLE»

Además, la Fundación adquirió este mismo año un par de obras del pintor: ‘Las Musas del Rey Momo’ y ‘Carnaval Onírico 2017’. Dos grandes óleos de gran tamaño que están consideradas las mejores pinturas del extremeño.

En resumidas cuentas, ‘Juan Valdés. Retratos’ ha sido una ventana a la admiración por la pintura realista y dedicada, de uno de los artistas más importantes de nuestra actualidad.

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecerle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies